Historia

Las Hijas del Huerto en las tierras de América Latina

Montevideo, Capital de la República de Uruguay, tuvo el honor y el privilegio de recibir la primera imagen de María del Huerto en Latinoamérica.

En 1843 una flota de mercante partió de Genova hacia la capital uruguaya: eran comerciantes ligurios y chiavareses. Una de las naves que transportaba a estos últimos llevaba el nombre de la Virgen del Huerto. Embestidas por una tempestad, las naves se hundieron, excepto la que llevaba el nombre de María. Según la tradición oral sus ocupantes en el furor de la tormenta hicieron un voto a la Virgen: Hacer llegar desde Chiávari un cuadro de Ella y honrada dignamente en la nueva tierra.

Tres años más tarde llegó a Montevideo el cuadro encargado a una pintora genovesa y fue transportado a la Iglesia principal de la ciudad.

Pero el mérito de haber propagado la difusión y el Culto de María del Huerto pertenece a las Hijas de Ntra. Sra. del Huerto.

Hacia 1856 el Presbítero Doctor Isidoro Fernández es encargado por el señor Juan Ramón Gomez, Presidente de la Comisión de Caridad, para buscar en Francia o en Italia, Religiosas a las cuales confiar el precario Hospital de Montevideo. Tras infructuosas tramitaciones en Génova se encontró con el Canónico Monseñor Salvador Magnasco, el cual le habló de las Hijas del Huerto. Monseñor Magnasco acompañó personalmente a Fernández para que este se entrevistara con la Madre General del Instituto, Hermana María Clara Podestá y recomendó la causa americana.

El 18 de Noviembre de 1856, después de cuatro meses de navegación, ocho religiosas llegarona  Montevideo: la Madre Clara Podestá junto a la Hna. Idelfonsa Corvino, Hna. Clara Adami, Hna. ;aría del Crucifijo Rebuffo, Hna. María Escolástica Celle, Hna. Inés Prefumo, Hna. Felipa Solari y Hna. María Petronilla Andaldi fueron las portadoras del proyecto de Dios, en nombre del Instituto.

Presencia Huertana en Argentina

El Culto de la Virgen del Huerto en nuestro país es anterior a la llegada de las Hermanas, pero no se puede determinar una fecha segura.

La emigración chiavarés, muy numerosa a mitad del Siglo XIX, tuvo su ingreso natural en las regiones bañadas por el Océano Atlántico, especialmente Montevideo y Buenos Aires. Es lógico pensar que haya sucedido respeto al Culto de la Virgen del Huerto en Buenos Aires lo mismo que sucedió en Montevideo. En Buenos Aires, los chiavareses conformaron una parte importante de la colonia genovesa. A esta época pertenecen varias imágenes de la Virgen del Huerto que ellos mismos habían traído desde su lejana Italia.

De todos modos la difusión del Culto a Ntra. Sra. del Huerto de la República Argentina es debida a la presencia y la obra de las Hermanas Gianellinas.

Hacia 1859 a nuestro país llegaron los ecos de la abnegada tarea de las Hijas del Huerto en Montevideo.

Por entonces las provincias de Buenos Aires y Córdoba  solicitaron su ayuda para que se hicieran cargo de centros hospitalarios que deseaban confiarles. Ellas accedieron al pedido y en 1860, aceptaron el Hospital de Mujeres de Buenos Aires (hoy Hospital General de Agudos Bernardino Rivadavia), que fue la primera obra de Congregación en nuestro país. Tambien se ocuparon del Nosocomio de Mujeres (Hospital de Salud Mental Braulio Moyano), de la Casa de Expósitos (después Casa Cuna y hoy Hospital General de Niños Doctor Pedro de Elizalde) y luego se trasladaron para asistir al Hospital San Roque en la ciudad de Córdoba.

 

 


Publicaciones Recientes